Navigation


Castillo Špilberk

El castillo Špilberk fue fundado en el siglo XIII por el rey de Bohemia, Premysl Otakar II, como residencia real y fortificación para la defensa de la ciudad real de Brno. Durante el reinado de los margraves de Luxemburgo, el castillo vivió la época de su mayor esplendor puesto que los margraves lo eligieron como sede, desde la cual mandaban en toda Moravia. A partir del siglo XV el castillo sirvió únicamente como fortaleza. Teniendo en cuenta la importancia del castillo para Moravia, los Estados Moravos lo compraron en el año 1560 e inmediatamente lo revendieron a la ciudad de Brno. Fue propiedad de la ciudad hasta 1621, año en que le fue incautado a la ciudad por su participación en una revuelta contra los habsburgos, de manera que el castillo pasó a ser nuevamente propiedad de los Estados.

Fue durante la Guerra de los Treinta Años cuando el castillo dio las mayores muestras de su capacidad defensiva, resistiendo junto con la ciudad, en el año 1645, a una inmensa superioridad del ejército sueco.

En la época siguiente fue remodelado, convirtiéndose en la más extensa fortificación barroca de Moravia. En el año 1783 el emperador José II decidió convertir una parte de la fortaleza en la más temida cárcel de su monarquía. Con este objetivo se procedió a la reconstrucción de las mazmorras, que hasta entonces servían como almacén del ejército. Cuando, en 1809, el emperador Napoleón mandó destruir algunas partes importantes de la fortaleza, Špilberk pierde su relieve militar de antaño. En el año 1820 la fortaleza fue transformada enteramente en una gran cárcel civil destinada a los casos más graves de criminales. No obstante, en sus celdas terminaban ocasionalmente también personas que defendían la libertad y los derechos democráticos de sus países y naciones. A estos hombres los podemos llamar hoy en día presos políticos.

A finales del siglo XVIII fueron encarcelados en Špilberk los cautivos revolucionarios franceses y algunos de sus seguidores húngaros, llamados jacobinos de Hungría, seguidos, en los años 20 y 30 del siglo XIX, por padres de la patria italianos. De ellos, algunos formaban parte de la sociedad secreta llamada Carboneria y otros eran seguidores del movimiento La Joven Italia. Por último, a mediados del siglo XIX fueron recluidos aquí los participantes polacos de la sublevación de Cracovia. Cuando en el año 1855 el emperador Francisco José I suprimió la cárcel, Špilberk se convierte en cuartel militar del ejército, cumpliendo esta función hasta el año 1959. Las celdas de Špilberk volvieron a ser ocupadas por presos políticos durante la Primera Guerra Mundial y a principios de la ocupación alemana.

A partir de 1960 Špilberk pasó a ser la sede del Museo Municipal de Brno.

En el año 1962 fue proclamado patrimonio de la nación. Recientemente ha sufrido una extensa reconstrucción, gracias a la que se consiguió transformar el castillo, que se estaba desmoronando, en un digno atractivo de la ciudad. A través de las exposiciones, los visitantes tienen la oportunidad de conocer, por una parte, la historia del castillo y de la ciudad y, por otra parte, las artes plásticas y la arquitectura brunense. Durante los meses de verano, el patio del castillo revive con toda una serie de eventos culturales.